Recibir como regalo un ramo de flores es una sensación muy agradable, y agradecimientos aparte, hay que saber cuidar de las flores del ramo, ya que es una pequeña parte de la naturaleza y con unos sencillos cuidados diarios se puede conseguir que el ramo se mantenga fresco y bonito hasta un mes.

Al llegar a casa

Los ramos de flores son bastante delicados, cuando llegues a casa hay que cortar un centímetro y medio aproximadamente de la parte inferior de los tallos. Para que sea lo más efectivo posible, el corte tiene que hacerse oblicuo y lo más limpio posible, para ello se puede usar un cuchillo de sierra.

Una vez hecho el corte, hay que poner el ramo en agua, un jarrón que sea casi del tamaño de los tallos sería perfecto. El jarrón debe estar muy limpio, preferiblemente que se haya desinfectado con lejía. Si es posible, el recipiente tiene que ser de cristal o de cualquier material traslúcido.

Cuando se llena de agua fresca el jarrón, se hace proporcionalmente con la longitud de los tallos, hay que tener en cuenta que el agua no debe tocar las hojas o los pétalos. Para una correcta absorción del agua, solo los tallos tienen que estar sumergidos en ella.

Colocar el ramo en el mejor lugar

El sitio ideal para colocar el jarrón con el ramo de flores depende del tipo de flores que componga el ramo, pero la gran mayoría coinciden en una serie de necesidades comunes para todas las plantas y flores.

En primer lugar, tiene que ser un sitio que no tenga excesos de corrientes de aire y donde le alcancen los rayos de sol con bastante frecuencia, sin darle directamente sobre las flores, ya que con las temperaturas extremas las flores y plantas se ven seriamente dañadas.

También es muy importante evitar colocar el ramo de flores en lugares muy húmedos o secos, como cerca de ventiladores, deshumidificadores, estufas o calefactores, las flores no podrán sobrevivir en ambientes así.

Si la noche no es fría, como en verano, es recomendable colocar el ramo de flores por la noche en un balcón o en una terraza para que reciba aire fresco. Cuando amanezca habrá que meterlo en el interior de nuevo para que la exposición directa al sol no marchite las flores.

Cuidados diarios

Para que el ramo de flores se mantenga con buena salud, hay que cortarle el tallo, limpiar el jarrón y cambiarle el agua cada día, o si no es posible, cada dos días.

Cortando el tallo a diario se logra eliminar las partes muertas o que van perdiendo vida, limpiando el jarrón conseguimos quitar las impurezas de dentro del jarrón y del agua. Si se dispone de tiempo suficiente, es preferible hacer estos cuidados por la mañana o justo antes del atardecer.

Como las flores son frágiles, es bueno apoyarse en todos los cuidados que se puedan. Existen pastillas de nutrientes que se pueden diluir en el agua del jarrón, alargando la vida de las flores. Dependiendo del tipo de flores hay que elegir unos nutrientes u otros. Cuando el ramo vaya perdiendo hojas o pétalos, se retiran de inmediato si han caído al agua.

Siguiendo estos cuidados básicos cada día, el ramo de flores durará mucho más, pudiendo llegar a un mes sin marchitarse.

Si quieres regalar un ramo en Giraflores tenemos una gran variedad y puedes comprar online. Mira nuestros ramos